Afonía, como cuidar tu voz (II) Vida y Natura – Mantente en forma de manera saludable

18.02.2011

Afonía, como cuidar tu voz (II)

Afonia2

Continuamos viendo algunas de las posturas corporales que pueden ayudarte a cuidar tu voz y evitar una afonía:

Cabeza hacia atrás (no dejando caer la mandíbula al inspirar para hablar): esto provoca que parte de la garganta se cierre y no llegue el aire suficiente, hace que el tono sea muy nasal.

Rodillas bloqueadas (con la espalda arqueada hacia dentro): esta postura provoca una gran tensión en los músculos abdominales, el resultado es un tono forzado y angustioso.

Adicionalmente veremos algunos consejos que pueden ayudarnos a mantener en buenas condiciones nuestra voz aún cuando la sometemos a factores agresivos:

Sobreesfuerzo: forzar la cuerdas vocales o gritar durante un tiempo prolongado puede provocar afonía, en este caso lo ideal es dejar que la voz descanse y, si no fuera posible, hablar de forma tranquila y sosegada. Un ejercicio recomendable es tumbarse sobre una superficie con la cabeza ligeramente más baja que los pies y permanecer así al menos 30 minutos.

Tos, resfriados e infecciones de garganta: los medicamentos que evitan la mucosidad provocan la sequedad de la laringe y un posible daño de las cuerdas vocales si se tiene una tos seca y persistente; lo mejor es acudir a un especialista.

Tabaco: los restos de alquitrán provocan que los pulmones tengan menor capacidad para absorber el oxigeno y las cuerdas se deterioren. 

Alcohol: su consumo continuo y elevado perjudica gravemente las cuerdas vocales.

Hay 1 comentario para la entrada “Afonía, como cuidar tu voz (II)”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)




Condiciones Generales de Uso y Aviso Legal - Política de Privacidad - Contacto

Copyright © 2011 Nicripsia Internet SL. CIF: B54127337.
Todos los derechos reservados.

Red de blogs